¿Ocupada? Esta rutina de belleza es para ti

Hasta las más ocupadas podréis sacarle un hueco en vuestra ajetreadas vidas.

Seguro que siempre piensas que no tienes tiempo para cuidarte, que no puedes dedicarle más minutos a nada porque tu día está completo. Pero, ¿y si te dijéramos que con tan solo 20 minutos de tu día, podría mejorar muchísimo el aspecto de tu piel?

Establecer tu rutina de belleza diaria es más sencillo de lo que parece, sólo tienes que mantenerla durante el tiempo suficiente para que se establezca como hábito, entre 21 y 30 días. De esta manera conseguirás afianzar esta nueva acción en tu rutina y no te costará nada llevarla a cabo.

Desmaquillarte bien y realizar una limpieza de cutis diaria es imprescindible para comenzar con esta rutina que puedes dejar para el final del día. Sigue con el exfoliante pero no lo utilices cada día, resérvalo para cuando quieras dedicarle un poquito más de atención a tu piel. El tónico es el gran olvidado, utilízalo. El sérum tiene muchas ventajas sobre nuestra piel y no lo solemos utilizar correctamente, va siempre antes de la hidratante. Comienza con el contorno de ojos antes de encontrarte con las primeras arruguitas, ¡después lo agradecerás! Y, por fin, la hidratante con o sin tratamiento, dependiendo de tu tipo de piel.  

No tendrás ni que apagar la tele o la tablet con tu serie favorita, puedes seguir viendo vídeos en Youtube o incluso los Stories de Instagram de tus influencers más queridas mientras sigues esta rutina de belleza de 20 minutos para que tu piel luzca realmente perfecta y saludable. 

A continuación te explicamos cómo aplicar cada uno de estos productos en detalle y en el orden correspondiente. Verás que en un par de días lo tienes dominado y será algo que salga de ti, que hasta te apetecerá llegar a casa para cuidar tu piel y mimarte.

 

Pasos imprescindibles en tu rutina de belleza de 20 minutos

 

Limpieza

La limpieza facial es el primer paso y uno de los más importantes. Debes elegir fórmulas enriquecidas con extractos naturales en su composición y que, además de minimizar visiblemente los poros, eliminen el maquillaje y las impurezas.  

Humedece la cara con agua tibia, coge el limpiador, el algodón con agua micelar, el jabón específico o el producto que hayas seleccionado e insiste sobre todo en las zonas más críticas como la zona T, los pómulos, la barbilla… Aquellas donde más grasa se genera o más se reseca. Después aclara con abundante agua en el caso de utilizar jabón y seca bien la cara antes de pasar al siguiente producto. 

Una vez a la semana o cada dos, realiza una limpieza profunda con exfoliante. 

 

Exfoliante

Como te comentábamos en el punto anterior, podemos utilizar exfoliante cada 15 días depende de nuestro tipo de piel, nuestra sensibilidad… Nos ayudará a mantener una piel luminosa y sin imperfecciones. Incluir la exfoliación en nuestra rutina de mañana será más eficaz, ya que eliminará un mayor número de células muertas, también toxinas e impurezas que se habrán creado en nuestra piel durante la noche. 

Aplica una pequeña cantidad en tus dedos y masajea tu rostro incidiendo en las mismas zonas del punto anterior. Después aclara con agua tibia y seca muy bien.

 

Tónico

El tónico es uno de los mayores olvidados en la rutina de belleza diaria. Sin embargo es una parte importante para devolver a nuestra piel el PH que pierde después de la limpieza y, además, la prepara para el tratamiento sellador, es decir, la hidratante, haciendo que sea mucho más efectiva. 

Echa un poco de tónico en un algodón y aplícalo por tu rostro, mejor a toquecitos para no arrastrar la posible suciedad que se haya quedado.

 

Sérum

El sérum es un complemento de la crema hidratante y una de sus ventajas es que potencia su efecto. Se debe aplicar siempre antes porque penetra en las capas más profundas de la piel. Aplícalo a toquecitos en frente, nariz, mejillas y barbilla. 

 

Contorno de ojos

Si aún no lo utilizas, ¡incorpóralo ya a tu rutina de belleza! La piel del contorno de ojos es mucho más fina y donde antes se hacen visibles los signos del cansancio, las líneas de expresión y las famosas patas de gallo. 

Con muy poquita cantidad aplicada a toquecitos desde el interior al exterior de la zona de la ojera, será suficiente. 

 

Hidratante

Aunque no lo creas, hay muchas mujeres que no utilizan hidratante. Las prisas, la pereza y una mala rutina de limpieza, tanto de día como de noche, son las razones principales. Hidratar y nutrir nuestra piel es imprescindible si queremos que sea vea bonita pero no funcionará si antes no hemos realizado una buena limpieza.

Además, la hidratante nos ayuda a que la base de maquillaje quede bien sellada y que nuestra piel no se cuartee o se escame a lo largo del día. Por la noche también es importante la aplicación de una crema específica, para que nuestra piel absorba todos sus beneficios.  

Aitziber Mínguez

Aitziber Mínguez

Soy una apasionada del mundo de la moda, la belleza y las nuevas tecnologías, pero fan incondicional de un buen libro en papel.

Continúa leyendo