Celíacas, ya no hace falta que renunciéis a pedir una caña

La etiqueta 'gluten free' se ha puesto de moda y se nota, ahora evitarlo es más sencillo

De primeras puede que unir en una misma frase las palabras “cerveza” y “sin gluten” te parezca una enorme contradicción, y no vas desencaminada. Y es que la cerveza, de toda la vida, se ha hecho a partir de los granos de cereales como el trigo o la cebada, y estos, ya sabemos que vienen cargaditos de gluten.

Es por esto que esta espumosa bebida que tanto te vale para un aperitivo con tu madre como para un concierto del Primavera Sound –o el festival que se haya hecho para ti– ha estado fuera de la lista de favoritos de cualquier persona sensible al gluten.

Pero con más de 450.000 celíacos –y subiendo– entre nosotros era evidente que la revolución de los productos gluten free que ha transformado nuestra alimentación y hasta nuestra cosmética debía encontrar una solución para las celíacas amantes de la cerveza y esta ha llegado en forma de bebidas hechas a partir de granos libres de gluten como son el trigo sarraceno, el mijo, la quinoa, el sorgo…

Lo bueno es que esta generación de cervezas llega en un momento en el que ser celíaco está de moda. Y, nos guste o no, esto es lo que ha hecho que tú que no puedes tomar gluten puedas irte de brunch, de pizzas y ahora también de cañas a cualquier bar o restaurante sin sufrirlo después.

Sí, porque a las marcas más artesanales también hay que sumar las tradicionales cerveceras que han sacado su versión apta para celíacos y, lo mejor, a precios también aptos para cualquier bolsillo. Así que haz la prueba y la próxima vez que vayas a tu bar de siempre pídele una cerveza sin gluten, seguro que te tendrá en su carta una o, quién sabe, más de una de las que te proponemos a continuación.

Mahou

Si tú también “eres muy de Mahou” y morías de envidia al ver a Alaska, Alejandro Sanz, India Martínez o Dani Rovira bebiéndola vas a celebrar este descubrimiento.

No sabemos si es porque mantiene los mismos procesos de elaboración que la Mahou Cinco Estrellas tradicional, pero la versión sin gluten tiene exactamente su mismo sabor. Mismos grados de alcohol –5,5%– y prácticamente idéntica etiqueta, la única diferencia está en el símbolo de la espiga que alerta de que esta sí puedes beberla amiga celíaca.

Daura

Pertenece a Damm y las más avezadas puede que ya la conozcan porque apareció en el año 2006. Sí, es la primera cerveza sin gluten que salió al mercado y además, dicen desde la marca, la más premiada del mundo. Detrás del sabor de esta cerveza está, nada más y nada menos, que el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Junto a los Maestros Cerveceros de Damm fueron capaces de crear una réplica exacta en cuanto a sabor intenso, color dorado y textura densa.

Damm no se quedó aquí, en 2014 laznó Daura Märzen, la primera doble malta sin gluten. Esta, con 7º grasos de alcohol y un sabor más intenso la reservamos para ocasiones especiales. 

Ambar

Es muy parecida a la Daura por su sabor fuerte y amargo. Te animamos a encontrar las 7 diferencias entre la Ambar Sin Gluten y la Ambar Especial clásica, pero desde la marca juran y perjuran que todos los ingredientes y todas las etapas de producción son las mismas –exceptuando la fase de degradación del gluten– así que parece que no habrá suerte.

Si estás embarazada o simplemente te has sumado a la moda de no beber alcohol también hay una Ambar 0,0% sin gluten esperándote a ti.

Daas y Brunehaut

Hacemos un pack con estas dos cervezas sin gluten porque las dos son belgas, las dos artesanas, las dos rondan los 6,5º de alcohol y las dos tienen una variedad blonde –nuestra rubia–, que tiene un saber suave con mezcla de toques cítricos y especiados, y una variedad ambré –nuestra tostada– que tienen un punto más amargo que la anterior.

Espiga

Siguiendo el rastro a la producción artesanal llegamos a Espiga. Teresa y Arnau son dos biólogos que apasionados de esta bebida que decidieron crear la suya propia. Además de por la historia que hay detrás, Espiga nos gusta por su saber muy afrutado que recuerda un poco bastante a un zumo de frutas exóticas. Es perfecta para tus aperitivos, tus terraceos de tapas y para darle un respiro a tu adorada copa de vino blanco.

Continúa leyendo