Kale el superalimento que ya tardas en incorporar a tu dieta

Sus hojas verde flúor están llenas de color, sí, pero también de vitaminas

Está hasta en la sopa y por esta vez, la expresión sirve también en su sentido más literal. No paras de oír noticias sobre el Kale y no hay restaurante healthy que se precie que no lo sirva ni instagramer fit que no la coma. No es para menos es una superverdura –rica en betacarotenos, hierro y proteínas–, un superalimento –contiene más calcio que un vaso de leche, dicen– y una supertedencia –sus hojas verde flúor lucen bien incluso en las fotos de la menos foodie de la sala.

Es un boom y, sin embargo, a ti el Kale –y sus 50 versiones de coles distintas–, se te resiste. Quizá saber lo que 4 raciones de Kale a la semana pueden hacer por tu cuerpo te termine de convencer:

  1. Depura el cuerpo

Por algo es el ingrediente estrella de casi todos los zumos détox. Los antioxidantes del Kale y su clorofila favorecen la digestión y ayudan al cuerpo a eliminar toxinas.

  1. Fuente de fibra

Una taza de kale tiene 5 gramos de fibra y 0 gramos de grasa. Con esa proporción es fácil intuir por qué esta verdura es una buena aliada cuando lo de ir al baño no funciona como debiera. 

  1. Perder peso

Ya lo hemos visto, 0gr de grasa, sólo 36 calorías y muy rica en agua. Esto se traduce en que la col kale es un alimento saciante y que nos ayuda a adelgazar.

  1. Prevenir el cáncer

Es una de las virtudes más estudiadas del kale. Contiene casi 50 flavonoides diferentes que ayudan a reducir el estrés oxidativo y, por lo tanto, el riesgo de desarrollar cáncer.

  1. Antinflamatorio

La vitamina K y el omega 3 que contiene tienen un efecto beneficioso directo sobre las inflamaciones crónicas y las enfermedades inflamatorias.

Aunque no hay nada para dar el paso definitivo como comprobar su versatilidad en la cocina. Aquí van algunas recetas para que veas lo fácil que es incluirlo en tu dieta.

 1. Chips de Kale

Ingredientes

90 gr de anacardos, ½ pimiento rojo, el zumo de 1 limón, 1 cucharada sopera de levadura malteada, ½ cucharadita de café de pimentón dulce, ¼ de cucharadita de café de cebolla molida, ½ cucharada sopera de sirope de arce, ½ cucharadita de café de sal, 4 hojas de kale

Preparación: Precalentar el horno a 140ºC y recubrir varias bandejas de repostería con papel de horno. Pasar todos los ingredientes por la batidora de vaso, con la excepción del kale, hasta obtener un puré homogéneo. Verterlo sobre las hojas de kale y mezclarlo procurando que queden bien recubiertas. Extender la shojas de kale sobre las bandejas y hornear de 30 a 35 minutos. Conservar en un recipiente hermético ya que la humedad del aire las reblandecerá.

 

2. Ensalada césar

Ingredientes: 4 hojas de Cavolo Nero cortadas en trozos grandes, 4hojas de kale rizado cortadas en trozos grandes, 2 cucharadas soperas de aceite de oliva, 1 cucharada sopera de vinagre de vino tinto, 1 yema de huevo, 2 cucharadas soperas de yogur natural, 1 diente de ajo muy picadito, 1 anchoa muy picadita, 40gr de parmesano rallado fino, 2 lonchas de beicon ahumado cortdas en tacos, 1 rebanada de pan con levadura tostada y cortada en picatostes.

Preparación: poner el Kale en una ensaladera y verter 1 cucharada sopera de aceite de oliva. Frotar las hojas de kale para hacer que penetre el aceite y dejarlas marinar mientras se prepara el resto de la ensalada. Emulsionar con el batidor de varillas el resto del aceite de oliva, el vinagre, la yema de huevo, el yogur, el ajo, la anchoa y 20gr de parmesano. Freír o asar el beicon hasta que esté crujiente y añadirlo a las hojas de kale junto al resto del parmesano, los picatostes y la vinagreta. Mezclar bien.

 

3. Zumo verde

Ingredientes: 1 hoja de kale rizado sin el tallo, de 6 a 8 fresas, 2 cucharadas soperas colmadas de yogur natural, de 8 a 10 almendras, 10gr de copos de avena, 1 cucharada sopera de miel, una cucharadita de café de polen.

Preparación: pasar todos los ingredientes por la batidora de vaso con 60ml de agua hasta obtener una mezcla suave. Añadir 50 a 100ml de agua o de leche para obtener la consistencia deseada. Servir inmediatamente.

Continúa leyendo