Ahora a la oficina puedes (y debes) ir en deportivas

No sabemos si es culpa de la fiebre del ‘running’, las cuestión es que no vas a quitarte las tuyas

Cada vez somos más las que reivindicamos que nos gusta vestir con estilo, pero sin renunciar a la comodidad y eso, en nuestro día a día, se manifiesta sobre todo en los pies.

Sí porque son muchas las horas que tenemos que estar activas, yendo de un sitio para otro o incluso de pie y no hay nada menos apetecible que trabajar a disgusto. Ya sea porque te acabas de comprar un par nuevo de zapatos y te hacen daño o porque son demasiado altos y no hay ser humano que los aguante.

El primer paso en esta reivindicación pro confort l o encontramos en las americanas que –muy sabias ellas– adoptaron el hábito de ponerse zapatillas para cubrir el trayecto a pie –o en metro– entre su casa y el trabajo y que una vez llegadas a su oficina, redacción, tienda o cualquier otro puesto de trabajo se cambiaban sus sneakers por un zapato más “adecuado” para trabajar. 

Pero las tendencias en moda han hecho que esta nueva costumbre ya no sea necesaria y que las deportivas sean incluidas en la lista de zapatos aptos para ir a trabajar. Se han hecho tal hueco en nuestro día a día que han llegado a sustituir al calzado de oficina por excelencia: los tacones. Muchas hemos dicho adiós a los zapatos a cambio de unas cómodas deportivas –incluso por unas ugly sneakers si hemos caído en sus redes– y el resultado es un look para ir a trabajar más informal, pero igual de estiloso y con mucha personalidad.

Con falda, éxito asegurado

Quien dice falda, dice vestido también. Este dúo ha ido calando poco a poco en nuestras retinas y, sobre todo, en el streetstyle y ya no nos cuesta nada sumarle a nuestro vestido largo favorito o incluso a una falda tubo un par de zapatillas. Para nuestros looks de diario, la combinación vale con cualquier falda pero si hablamos de ir a la oficina seguramente sustituiremos la mini por una más larga, de esas que nos tapan el tobillo y, aquí amiga, está la clave para triunfar.

Pantalones de todo tipo

Los pantalones pitillo son la tradicional pareja de baile de cualquier deportiva, pero en la redacción nos hemos enamorado de los looks que proponen combinarlas con trajes de chaqueta –poco importa si son los clásicos o en su versión short– y pantalón acampanado o palazzo.

Otra opción de lo más atrevida e igualmente llamativa es lucirlas con tus pantalones culotte, si es un mono que recrea esa forma en las piernas todavía mejor.

Continúa leyendo